El tamaño de la cintura es un indicador de estado de salud

Debemos estar alertas al tamaño de la cintura, pues una cintura grande puede ser indicador de riesgo en nuestra salud. El tamaño de la cintura es un indicador de estado de salud

Almacenar el exceso de grasa alrededor de la cintura supone un significativo de riesgo en nuestra salud, incluso en personas que no se consideran con sobrepeso u obesos .

Los médicos deberían medir la cintura del paciente y las caderas, así como su índice de masa corporal como parte de los controles de salud habituales para así conocer el si existe riesgo o no en las personas.

Un estudio de la Sociedad Americana del Cáncer, arrojó que un tamaño grande de la cintura duplica el riesgo de morir.

Mayor circunferencia de la cintura se ha relacionado con resistencia a la insulina que puede conducir a la diabetes, enfermedades del corazón y niveles altos de colesterol.  La gasa en el abdomen puede ser más peligrosa debido a la proximidad a los órganos principales, en comparación con la grasa subcutánea.

De acuerdo con Eric J. Jacobs, epidemiólogo de la Sociedad Americana del Cáncer “un tamaño grande en la cintura se encuentra ligado a un mayor riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias y cáncer en todas las medidas de índice de masa corporal (IMC).”

Debe ser notado que el IMC, se usa para evaluar el estado de salud de un individuo, pero la circunferencia de la cintura no debe ser ignorada. Al comparar sujetos con el mismo índice de masa corporal, el riesgo de muerte prematura aumenta de forma lineal a medida que aumenta la circunferencia de la cintura y es que según expertos, el riesgo de muerte prematura es el doble para los sujetos con una cintura grande (más de 100 cm o 39.4in para las mujeres) en comparación con sujetos con una cintura más pequeña (menos de 65 cm o 25.6in para las mujeres). Es necesario tener en cuenta que cada aumento de cinco centímetros de circunferencia de la cintura aumenta el riesgo de mortalidad en un 13% en las mujeres.

Si tu peso se considera normal para tu altura, no dejes de tener en cuenta el tamaño de la cintura, porque es importante para su salud. Así que si notas que tu cintura aumenta con el tiempo, es hora de empezar a comer mejor y hacer más ejercicio.

Las mujeres menopáusicas tienden a almacenar grasa corporal en la zona del abdomen. Sin el estrógeno, nuestras curvas de turno desaparecen. Por lo tanto, están en mayor riesgo de enfermedad cardíaca y riesgo de muerte con los años a causa de la grasa corporal.

¿La solución? Reducir la circunferencia de tu cintura y los niveles de triglicéridos con un programa regular de ejercicio.

Los niveles de triglicéridos responden bien a los ejercicios aeróbicos de al menos treinta minutos varios días a la semana. El ejercicio más enérgico es mejor, pero una caminata enérgica por lo menos cada dos días crea un buen impacto. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que el objetivo de los adultos, es hacer por lo menos 30 minutos de actividad física moderada o vigorosa unos cinco 5 días a la semana o más.

Combina el ejercicio regular con una dieta baja en carbohidratos por carbohidratos simples, la papa, arroz blanco y pan blanco se sustituyen por cereales integrales para ayudar a reducir la grasa corporal y el tamaño de la cintura. Para sacar el máximo partido de tu dieta, trata de consumir al menos cinco porciones de frutas y verduras todos los días, elije granos enteros sobre los granos procesados y trata de eliminar la carne roja.

Las personas que llevan la mayor parte de su grasa en la región abdominal por lo general responden bien a una dieta que sea baja en carbohidratos; haciéndola no aumenta el riesgo de enfermedades del corazón porque eliminar todo exceso de grasa en tu cintura.

Eliminar los alimentos procesados, reducir los hidratos de carbono de alto índice glucémico y hacer ejercicio más aeróbicos te ayudarán a reducir el tamaño de tu cintura y los niveles de triglicéridos.

No te olvides de hacer un buen programa, no necesitas de mucho, sólo tener fuerza de voluntad para eliminar esa grasa de tu cintura, que no sólo te causa riesgos en tu salud que pueden ser mortales, sino también que no favorece tu cuerpo.