Restaurar un apetito saludable

Hay que tener mucho cuidado con la falta de apetito, esto puede causar grandes consecuencias en nuestro organismo. En este artículo te dejo algunos consejos con los que puedes recuperar el apetito. Restauración de un apetito saludable

Todos perdemos el interés en la comida de vez en cuando y esto no siempre es por razones negativas. Es de saber que el enamoramiento puede hacer que todas las cosas parezcan insignificantes, incluso los alimentos. Pero si has estado comiendo mal, sea cual sea la razón, es importante recuperar el apetito para una buena salud. Comer bien es uno de los grandes placeres de la vida. También es un indicador de una salud robusta. Por lo tanto, cuando usted o alguien normalmente come biende  pronto pierde interés en la comida, hay que actuar sobre  la regulación del apetito

El estímulo para comer está regulado por el Centro cerebral, un área sensorial centrada en el hipotálamo. Esta parte del cerebro controla los factores que influyen en el apetito, como la glucosa y otros nutrientes en la sangre. Recibe señales de los sensores en el estómago y envía los productos químicos que activan o suprimen el apetito, dependiendo de los mensajes que recibe “vacío” o “completo”.

A veces el mal funcionamiento del apetito se debe a una inadecuada alimentación, la mala salud o factores emocionales u hormonales. Un breve período de falta de apetito rara vez da de qué preocuparse, pero si los síntomas persisten por más de una semana, debes consultar con un médico.

¿Qué afecta tu apetito?

Una enfermedad puede disminuir tu interés en la comida, algo tan común como un resfriado o un dolor de estómago puede postergar las ganas de comer por un día o dos. Trastornos más graves como el síndrome de intestino irritable (SII), úlceras, náuseas o indigestión puede causar molestias y dolor y, esto a menudo afecta el deseo de comer.

Los tés de hierbas y especias como la menta, el hinojo, canela, manzanilla y el jengibre puede ofrecer alivio. Y un yogur natural repone la flora intestinal del aparato digestivo del sistema . El factor emocional como estrés, ansiedad y depresión pueden resultar en una pérdida de apetito y erráticos hábitos alimenticios. En el momento en que necesitan buenas comidas nutritivas para ayudarlas a lidiar con el estrés, las personas que sufren problemas emocionales pueden perder su entusiasmo por la comida.

El cigarrillo, café y alcohol también suprimen el apetito. Reducen el sentido del gusto y del olfato, da un engañoso mensaje de “completo” y muchos socavan un sano interés en los alimentos. Por su parte, los medicamentos recetados pueden causar pérdida del apetito, especialmente si tienen efectos secundarios como náuseas.

Tips para revivir el apetito

Si tu apetito ha sido poco durante más de dos semanas, aumenta el consumo de alimentos que contengan zinc, magnesio y potasio. También es necesario comer alimentos ricos en vitaminas B y C todos los días. Estas vitaminas no se pueden almacenar en el cuerpo por mucho tiempo y los niveles de necesidad se renuevan constantemente.

Trata de comer de cinco a seis comidas pequeñas, son menos desalentadores que los grandes, y  sobre todo a base de  hidratos de carbono, como pasta, pan, papas, arroz y fideos. Si es posible, asegúrate de tomar el desayuno, inclusoalgo simple como un batido y una pieza de fruta como un plátano. Este es un buen comienzo para lograr el suministro de energía que necesitas para lidiar todo el día.

A pesar de que los alimentos altos en fibra deben ser parte importante de tu dieta, si no has estado comiendo por algún tiempo, es posible que causen flatulencia y gases. Trata de comer en cantidades más pequeñas hasta que tu apetito haya mejorado. Todavía puedes obtener fibra de fácil digestión en alimentos como el puré de papas y otros tubérculos, las sopas de verduras, plátano maduro y arroz.

Revive la falta de apetito con pequeñas cantidades de alimentos atractivos a la vista. Sírvete  una cucharada de bayas con yogur natural, por ejemplo.

Evita las bebidas gaseosas, dulces, té y café. Trata de evitar los dulces y los alimentos procesados, ya que carecen de valor nutricional y suprimen el apetito.