La alimentación contra la aerofagia

aero9La aerofagia es la tendencia a tragar demasiado aire, que puede determinar una “aerogastria”, es decir, una presencia excesiva de aire en el estómago. La dilatación anormal del estómago, causado por un exceso de aire, puede producir calambres abdominales.

Todos ingerimos aire, el problema se crea cuando la ingesta es excesiva.

A menudo, la hinchazón se asocia con ansiedad y nerviosismo. Otras causas pueden ser beber o comer demasiado rápido, el tabaquismo, el consumo de goma de mascar, e incluso utilizar prótesis dentales.

Una alimentación adecuada puede ayudar mucho en el problema de la aerofagia.

Los síntomas más comunes de la aerofagia son la flatulencia y los eructos, también hinchazón y dolor abdominal.

La alimentación contra la aerofagia

Todos los carbohidratos pueden causar la formación de gas, mientras que las grasas y las proteínas no son, en general, responsables. La alimentación contra la aerofagia por lo tanto, debe ser principalmente baja en carbohidratos. Son responsables de la formación de gas especialmente la fructosa, la lactosa, la rafinosa y el sorbitol.

La lactosa, como se sabe, es el azúcar que se encuentra naturalmente en la leche y productos lácteos; a menudo se encuentran en los alimentos procesados, tales como cereales, condimentos y panificados.

La rafinosa está contenida principalmente en los frijoles, pero también algunos vegetales contienen pequeñas cantidades, por ejemplo el repollo y los espárragos.

La fructosa es el azúcar que se encuentra naturalmente en muchas frutas y verduras, por ejemplo alcachofas, cebollas y peras. Incluso el trigo contiene fructosa. Este azúcar también se utiliza a menudo como edulcorante.

El sorbitol se encuentra naturalmente en muchos tipos de frutas, como manzanas y melocotones y a menudo se utiliza como edulcorante.

Provocan gas, y por lo tanto no son especialmente adecuados en caso de aerofagia, también todos los alimentos que contienen almidones, por ejemplo patatas. El arroz, sin embargo, aunque contienen almidón que no produce gas; por lo tanto es un alimento que se puede incluir perfectamente en estos casos.

Obviamente, no hay que excluir de la dieta todos los alimentos que contienen hidratos de carbono, sólo consumirlos con moderación. Se puede evitar sin embargo, todo aquello que provoca la formación de gas sin aportar nutrientes, por ejemplo, los refrescos y gaseosas; caramelos y goma de mascar; dulces demasiado elaborados.

También es importante comer lentamente y relajado; comer de prisa delante del ordenador o la televisión no es un buen hábito y puede exacerbar el problema de la aerofagia.

¿Lo sabías?

La aerofagia es muy común en el embarazo. Durante este período muchas de las funciones del cuerpo se someten a modificaciones y alteraciones. Uno de los aparatos más interesado es el sistema gastrointestinal, pudiendo aparecer náuseas, ardor de estómago, estreñimiento, indigestión y distensión abdominal. La mejor manera de combatir la aerofagia en el embarazo es tratar de actuar sobre los síntomas relacionados, cuidando mucho la alimentación.